copa del rey

Copa del Rey: La Copa de Manuel Pellegrini

Publicado el 28 Abril del 2022

Por Alex García

El Real Betis Balompié ha logrado volver a tocar metal después de casi dos décadas sin hacerlo. Tras superar al Valencia en la final de la Copa del Rey en la que los béticos derrotaron a los chés en los penaltis tras el error de Yunus Musah, la gesta de Manuel Pellegrini ha concluido de la mejor forma. El técnico chileno por fin se ha quitado el gran peso de encima de levantar un trofeo en territorio español, algo que no ha logrado, pero, pese a ello, es uno de los entrenadores más laureados en nuestro país por cómo sus equipos han logrado emocionar a los aficionados con pequeñas gestas que, por desgracia, no llegaron a nada.

La Copa, su última gran gesta

Sin hacer mucho ruido, con una plantilla de mucha calidad y con un fútbol excelso. Así ha logrado Manuel Pellegrini su primer título en España. Cuando el chileno llegó al Benito Villamarín, las expectativas eran bastante altas. Su caché estaba por encima del equipo al que llegaba, pero el proyecto que le brindaban en Sevilla era muy ilusionante. Los Sergio Canales, Nabil Fekir, Juanmi, Borja Iglesias… son jugadores que, pese a ser brillantes, no habían logrado alcanzar el nivel necesario para alcanzar los objetivos.

Bajo el mando del chileno, el Real Betis ha logrado dar un paso adelante, convertirse en un fijo en los puestos europeos y, por fin, lograr un título. La Copa es una metáfora de la carrera de Pellegrini. Un idas y venidas de emociones que han culminado en la mayor emoción posible. Si bien con el Villarreal y el Málaga estuvo muy cerca de lograrlo, la credibilidad del chileno cayó por completo cuando inició su etapa en el Manchester City. Con un proyecto de menor calibre, hemos visto a Manuel Pellegrini como pez en el agua, con la toma de decisiones a su disposición y con un proyecto que, por suerte, solo acaba de dar el primer paso.

El idilio con el Villarreal

Su Villarreal será recordado a lo largo de los años como uno de los equipos más atractivos de la historia del fútbol español. Nada más aterrizar, logró ganar la Copa Intertoto en 2005, un augurio de lo que estaba por venir. Su plantilla no era la mejor, pero fue escalando poco a poco en la clasificación hasta instaurarse en el top 4 de La Liga. Sin darnos prácticamente cuenta, el Villarreal se convirtió en un fijo en las quinielas de la competición y, de hecho, logró un subcampeonato histórico en la temporada 2007/2008.

Eso sí, esa gesta no es nada al lado de lo que vivimos junto a los grogets aquella temporada 2005/2006 cuando el Villarreal se quedó a las puertas de la final de la Liga de Campeones tras caer en las semifinales ante el Arsenal. Aquel histórico penalti de Riquelme siempre se quedará en nuestras mentes como uno de los momentos más tristes de este siglo futbolístico. Aquel aterrizaje de Manuel Pellegrini no pudo ser mejor y dejó abierta de par en par una puerta que tenía pinta de ser la gran oportunidad que llevaba esperando toda su vida.

La realidad de entrenar a un grande

El Real Madrid llamó a las puertas de Pellegrini tras su nivel en el Villarreal, pero desde el primer momento las cosas no fueron del todo bien. Las llegadas de los galácticos generaron unas expectativas jamás vistas en la entidad blanca y Pellegrini no pudo hacer nada más. En su primera y única temporada como entrenador merengue, logró el subcampeonato con nada más y nada menos que 100 puntos y 121 goles, unas cifras inigualables e impensables años atrás. Pero, para pesar del chileno, el Barcelona de Pep Guardiola estaba imparable y le quitó la gloria por muy poco. El fracaso en Champions League, donde cayó en los octavos de final, propició que el conjunto blanco llamase a las puertas de José Mourinho.

Málaga, la gloria perdida

Si Villarreal fue la ciudad de su vida, Málaga no se queda corta. Su despido del Madrid propició que, meses más tarde, los andaluces contratasen sus servicios para salvar al equipo del descenso. Pellegrini no firmó solo por eso, sino porque el Málaga se había convertido de la noche a la mañana en uno de los proyectos más ambiciosos de Europa. Tras salvarlo y, sin darnos prácticamente cuenta, su Málaga se había convertido en el EuroMálaga, un equipo del que todos nosotros nos enamoramos aquel año.

Tras superar un grupo con el Milan, eliminó al Porto en los octavos de final de la Liga de Campeones y cayó en los cuartos de final injustamente. Aquel encuentro en Dortmund pasará a la historia del fútbol español como el día en el que le robaron a Manuel Pellegrini la gloria de volver a pisar unas semifinales europeas. Desde entonces, todo fue a peor con los blanquiazules y el proyecto acabó en segunda división por problemas internos del club. Manuel Pellegrini ha logrado dejar huella allá donde ha ido en España, algo loable para un técnico extranjero en un país en el que, hasta entonces, no eran muchos los entrenadores como él que lograban enamorar a todo el país. Ahora, con una Copa del Rey en su haber, la carrera de Pellegrini ha dado un giro positivo que, esperemos, haga que el chileno logre muchos más éxitos.

APUESTA AHORA A TODOS LOS PARTIDOS DE FÚTBOL EN CODERE. ¡ASÍ DE FÁCIL!

Te puede interesar: