apuestas españa
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp

Por Álvaro Benito López – Brea – Periodista deportivo y colaborador en Mister Underdog

 

Mi mujer, muy colchonera ella, lleva tiempo insistiéndome: “Yo ya no soy de la selección española”. Que no estén Saúl o Koke le ha afectado. Vaya. De todos modos, qué fácil es saltar del barco cuando en el horizonte no ves tierra firme, solo incertezas. Y la selección española es un interrogante con mayúsculas. Sin embargo, Luis Enrique está haciendo lo que tiene que hacer.

 

Salvo el Caso De Gea (no es vicio criticarle, si no da la talla se dice y punto), su apuesta está siendo valiente. Poco que perder a estas alturas. La época dorada queda cada vez más lejos y a Las Rozas van ahora futbolistas que hace 10 años no habrían ido ni hartos de vino. Eso es verdad, pero la savia nueva, con Ansu Fati y Adama Traoré a la cabeza, permiten ser optimistas a largo plazo. Brotes verdes. Mientras, paciencia.

 

En #MrUnderdog18 poco se habló de España. Normal. Yo con pasar un cruce me conformo. No se me alteren, es que la selección no pasa un duelo a vida o muerte desde la final de 2012. Brasil 2014 fue un desastre, Francia 2016 constató el final de una era; y Rusia 2018 demostró que faltaba empaque, oficio y gente nueva. Asi que mejor no alimentar falsas expectativas. Sin gente determinante en ambas áreas, lo mejor es construir de cara al futuro. Y si cae algo en la Euro ’21, maravilloso.

A mí Francia me parece la indiscutible favorita. No me pone, no me emociona, no me asombra, pero por ahora me basta su efectividad. En este fútbol de ahora donde todo se organiza como si los jugadores fuesen piezas de ajedrez, donde sorprender es ya lo más difícil, una selección con Mbappe y Griezmann es un lujo. El primero porque es una bestia; y el segundo, porque salvo que lo coloques en banda, es un Win Win. Como decía Alberto Edjogo, nos gustaría que Deschamps fuese más atrevido. Pero por ahora, yo me conformo con lo que veo.

 

Del resto, dejadme que me quede con Portugal. Una selección que tiene a Cristiano Ronaldo es otra historia. Marca goles hasta dormido. Y el gol es lo que más se cotiza. Tiene a Joao Felix, que por muchos palos que reciba, hasta sus detractores saben que vale para liderar a un equipo. Tiene gente joven apretando fuerte desde atrás, y, si me permitís, dejadme que me quede con Pepe. Qué nivel. Alguno igual hasta pensaba que se había retirado. Siempre me ha parecido un personaje fascinante, incluyendo el momento de enajenación mental con Casquero. Imposible no bancarle. 

 

A partir de ahí, muchas dudas. En Europa la igualdad es cada vez mayor. Para Bélgica es ‘ahora o nunca’, dependerá en gran medida de cómo llegue Hazard, del que tengo la sensación que aún no debutó con el Madrid. Para Inglaterra es una buena oportunidad de demostrar que su juego no es ‘gaseosa’ y tiene más poso. Y qué queréis que os diga, que a Italia ni se la mencione me deprime. Para quienes nacimos con ese calcio hiper poderoso en los 90, esta travesía por el desierto se está haciendo eterna.