el-adios-de-casemiro

Real Madrid: El adiós de Casemiro

Publicado el 24 de Agosto de 2022

Por Alex García

La marcha de Carlos Henrique Casimiro -más conocido como Casemiro– rumbo al Manchester United ha dejado en shock a todo el mundo del fútbol. Hace apenas una semana, los rumores de una oferta desde la Premier League comenzaron a ganar fuerza y el miedo se apoderó de la afición madridista. Apenas unos días después, la ficción se hacía realidad. Toda una leyenda del club, una de las figuras más importantes de este siglo e incluso de la historia del Real Madrid, abandonaba el club en el que lo ha ganado todo por un equipo que, en ese momento, estaba en la zona de descenso de la liga inglesa. Aún a día de hoy nadie se puede explicar lo sucedido, pero el respeto hacia el brasileño es unánime y tanto el club como la afición han sabido aceptar los deseos de su estrella.

El Real Madrid pierde estructura

La salida del astro brasileño del club merengue deja una gran incógnita en el equipo. ¿Es Aurelién Tchouaméni lo suficientemente bueno como para comandar el centro del campo del Real Madrid? El pivote francés llegó a Madrid para aprenderlo todo de Casemiro, para ser una copia mejorada del mejor centrocampista defensivo que ha pasado por el Real Madrid, pero, para sorpresa de todos, los blancos se han quedado huérfanos de esa posición. Ante la posible no llegada de algún jugador que refuerce esa zona, el Real Madrid deberá plantear diferentes variantes para cubrir el hueco dejado por Casemiro.

Una de ellas y, probablemente la que veremos en un inicio, será la de Toni Kroos como ancla del equipo. Esta variante ya ha sido utilizada por Carlo Ancelotti en varias ocasiones, dejando a Luka Modric y a Valverde o Camavinga como interiores. El alemán no es un futbolista que haya nacido para ejercer ese rol, pero cuando ha tenido que llevarlo a cabo, no le ha costado mantener la cordura para equilibrar al equipo. Con el centrocampista croata al lado, ambos pueden variar en sus funciones para que Kroos no sea quien lleve la carga a lo largo de todo el encuentro.

Por otro lado, la propia figura de Luka Modric puede ser a quien veamos ponerse la careta de Casemiro, pero es poco probable. El una vez ganador del Balón de Oro da mucho más de sí mismo cuando tiene libertad por delante del centro del campo y puede acercarse al área contraria. Sin su rol de mediocampista más avanzado, el Real Madrid perderá un factor que, por ejemplo, sirvió de mucho en la pasada Liga de Campeones, sobre todo ante PSG y Chelsea.

La sustitución más natural es la de Aurélien Tchouaméni. El galo fue de los mejores jugadores de la pasada Ligue 1 y su rendimiento propició que media europa se peleara por él, una puja que acabó ganando el Real Madrid casi sin rivales. »Chema», como empieza a conocérsele en la jerga merengue, aún está en período de adaptación y, darle el rol de titular desde ya podría ser precipitarse y poner en riesgo la progresión de un futbolista que a largo plazo puede ser clave en los éxitos del club. Por ello, lo que parece tener más claro Carlo Ancelotti es darle ese rol a Toni Kroos para que sea el ancla del equipo desde ya mismo.

El Manchester United gana solidez

Quien se ve claramente ganador de esta batalla es el Manchester United. El histórico club inglés no está pasando un gran momento. Pese al triunfo del pasado lunes frente al actual subcampeón de la Premier League, el Liverpool, las dudas en los red devils son infinitas. La figura de Erik ten Hag no parece haber calado del todo bien en el vestuario y, tras los dos primeros resultados de la campaña -dos derrotas- su nombre estaba en entredicho y el rendimiento del equipo no era, ni de lejos, el esperado.

Con Casemiro en el equipo se despejan muchas dudas en el centro del campo. Una clara lacra del conjunto inglés es la pareja McTominay-Fred, dos jugadores de nivel medio cuyas decisiones parecen afectar negativamente al equipo, sobre todo por parte del brasileño. McTominay puede llegar a ser un gran futbolista, pero no tiene el suficiente nivel como para comandar un equipo como el de Old Trafford. Con Casemiro en el equipo, uno de los dos dirá adiós a la titularidad y dará paso al equilibrio que tanto necesitaba Ten Hag. El United gana y el Real Madrid pierde, eso está claro, pero el tiempo dirá si es Casemiro el que acaba perdiendo cuando, con apenas 30 años, ha decidido dejar atrás la senda del triunfo para afrontar un reto prácticamente imposible.

 

Te puede interesar: