Premier League: Liverpool y Manchester City, todo o nada

Premier League: Liverpool y Manchester City, todo o nada

Publicado el 01 Diciembre del 2021

Por Alex García

Superado el ecuador del mes de marzo y con un Mundial a la vuelta de la esquina, la Premier League está a punto de llegar a su fin. Treinta y siete jornadas más tarde, Liverpool y Manchester City llegan a la última fecha como los dos únicos candidatos a ganar la tan ansiada liga inglesa, algo que ambos han podido saborear en los últimos años, pero la rivalidad entre ambos clubes no parece alcanzar un límite. Los duelos entre Pep Guardiola y Jürgen Klopp ya son un clásico en el fútbol europeo, por lo que a partir de las 17:00 del domingo, la batalla estará servida para ver si el cuadro skyblue revalida su título o si los reds consiguen dar la sorpresa.

Liverpool, un camino plagado de obstáculos

La temporada del Liverpool está siendo histórica. Eso es una obviedad. Los reds han conseguido levantar las dos copas de Inglaterra, la FA Cup -ante el Chelsea hace apenas una semana con triunfo en los penaltis- y la Carabao Cup -también al Chelsea allá por febrero y de nuevo en la tanda de penaltis-. El Liverpool se ha convertido en el único equipo del mundo que puede hacer pleno en cuanto a títulos, ya que está clasificado para la final de la Liga de Campeones ante un Real Madrid que eliminó en la ronda anterior a su máximo rival, el Manchester City. Con dos trofeos bajo el brazo y los otros dos al alcance de la mano, las posibilidades de los de Klopp se han disparado.

Si hay un futbolista clave en este éxito es Luis Díaz. Antes de su llegada, los ingleses dejaron muchas dudas en cuanto a su fútbol y no estaban cerca del liderato de la Premier League. El colombiano aterrizó en Anfield con todo de cara y se ha ganado a la afición a base de goles y asistencias. Es una de las principales armas de Klopp sumado a los Mané, Salah o Diogo Jota en esa ofensiva única en su especie. El tropiezo ante el Tottenham de hace dos semanas pareció frenar en seco las posibilidades, pero los skyblue tropezaron la jornada pasada ante un West Ham que poco tenía que perder.

Manchester City, la regularidad en persona

Pep Guardiola tiene en sus manos al -considerado por muchos- mejor equipo del planeta. Los De Bruyne, Rubén Dias, Bernardo Silva, Phil Foden… conforman un plantel al que se ha unido de cara a la próxima temporada Erling Haaland, la bestia noruega que infunde miedo allá donde va. El 2023 del Manchester City promete dar mucho de qué hablar y partirán como favoritos para todos los títulos, algo que puede verse frenado esta temporada si no ganan la Premier League. A falta de una jornada, solo tiene un punto de ventaja y viene de dejarse dos ante el West Ham, pero la ansiedad de no ganar nada este año está en el aire. Y eso sería un rotundo fracaso.

Un fracaso que ya existe, ya que la eliminación en Liga de Campeones ante el Real Madrid fue toda una sorpresa para el mundo del fútbol. El corazón pudo más que el fútbol, algo que se le ha atragantado a Guardiola desde que saliese del Barcelona. Si no gana la Premier League, estaríamos hablando de una de las peores temporadas que se le recuerdan al técnico español, más grave aún sabiendo que tiene la mejor plantilla del planeta. El fútbol de élite se mide en el presente, no en el futuro. Por eso Pep Guardiola depende única y exclusivamente de ganar este título.

Una última jornada de infarto

A las 19:00 del domingo 22 de mayo ya sabremos quién es el campeón de la Premier League, pero hasta entonces todo puede pasar. El Manchester City recibirá en el Etihad Stadium al Aston Villa de Steven Gerrard, un viejo conocido de la afición red. Todo parece pactado con el destino para que sea el equipo del ex capitán del Liverpool el que se enfrente al City para robarle el título a Guardiola. La realidad, más allá de la mística, es que el Aston Villa no ha cuajado una gran temporada y ha acabado relativamente cerca del descenso. Phillippe Coutinho ha sido su gran atractivo, pero no ha acabado de dar el todo por el todo. El partido será relativamente asequible para los locales.

El Liverpool, por otro lado, recibirá en su propio estadio a un Wolves cuya temporada ha ido de menos a más, pero que ya no tiene nada en juego. Sus aspiraciones europeas duraron mucho más de lo que esperaban, pero su temporada dijo adiós hace un par de semanas. Veremos si el cuadro inglés le pone las cosas difíciles a los de Klopp, pero en principio no debería haber mucha intensidad por parte de los visitantes. No queda nada para que la Premier League llegue a su fin y estaremos todos pendientes de lo que ocurre en ambos campos de manera simultánea.

Apuesta en Codere

Te puede interesar: