La Liga: La cara y la cruz del descenso

Publicado el 26 Mayo del 2022

Por Alex García   La temporada 2021/22 en La Liga ha llegado a su final y nos ha dejado un conglomerado de emociones difíciles de asimilar. Por un lado, aquellos equipos que han logrado su objetivo en el último instante están eufóricos tras asegurarse una temporada más el hecho de pertenecer a la primera categoría del fútbol español. Cádiz y Mallorca son esos dos protagonistas, villanos de una historia contada por la afición del Granada, quien deberá hacer los deberes la próxima campaña si quiere volver al lugar que le pertenece, la primera división. Los últimos noventa minutos de la temporada fueron apasionantes de cara al espectador neutral.  

El Mallorca asestó el primer golpe

A partir de las 20:00 todo entró en juego en tres zonas del panorama español. Pamplona, Álava y Granada. A priori, quien más posibilidades tenía de salvarse era el conjunto andaluz. Los dirigidos por Aitor Karanka jugaban en el Nuevo Los Cármenes su último partido liguero, algo que les daba clara ventaja. Más aún sabiendo que su rival era el RCD Espanyol, un equipo que ya estaba salvado y no se jugaba nada. El factor cancha, el rival y el punto de ventaja que tenía sobre sus rivales, le hacía jugar con cierta tranquilidad de saber que su examen final no era tan complicado. Pero, si eres un estudiante, sabes que hay exámenes que, pese a parecer fáciles, se te pueden llegar a atragantar. Y eso fue lo que le ocurrió al Granada. Los tres encuentros fueron bastante dubitativos, se notaba la tensión en cada desplazamiento que hacían los jugadores. De hecho, el Cádiz fue quien más tembló con alguna acometida del Alavés, ya que vio peligrar su integridad en más de una ocasión. Con más miedo que fútbol, todos los equipos se fueron al descanso sin anotar ni un solo gol, se estaban reservando todos para los segundos tiempos. Y, tras ello, fue el Mallorca de Luis García quien hizo tambalearse toda la situación. El tanto de Ángel nada más volver del descanso cambió la clasificación y dio un soplo de aire fresco a los baleares hasta tal punto de verse más fuera del descenso que nunca. Osasuna no era capaz de encadenar pases peligrosos, por lo que medio trabajo ya estaba hecho. Como se dice, las noticias vuelan y llegaron bastante rápido a los otros campos, por lo que la intensidad comenzó a ir in crescendo. Entonces vivimos uno de los momentos más importantes de la jornada, el penalti a favor del Granada. Jorge Molina, uno de los héroes de la temporada, falló el lanzamiento y, por un instante, se paró la respiración de cada uno de los aficionados granadinos que estaban sobre el césped. Él no lo sabía aún, pero su error costaría muy caro. El Granada lo intentaba una y otra vez, pero no era capaz de meter el balón entre los tres palos. Y, cuando parecía que el Cádiz tampoco era capaz de hacerlo, el Choco Lozano apareció para convertirse en el gran villano del Granada, anotar el 0 a 1 en Mendizorroza y meter al Granada en puestos de descenso. Al instante, el Mallorca dobló la ventaja en el marcador y firmó su salvación, por lo que todos los focos estaban en Granada. Un gol de los de Karanka les salvaba y descendía al Cádiz, pero ese gol no llegó. Con el pitido final, las lágrimas de Jorge Molina lo decían todo. Los granadinos lo tenían todo de cara y no lo aprovecharon, por lo que el Granada es nuevo equipo de la Liga Smartbank.  

Una reconstrucción necesaria

Ahora, con una nueva temporada en el horizonte y con la moneda cayendo del lado equivocado para el Granada, los pupilos de Aitor Karanka deberán dar un giro de 180 grados si quieren sobrevivir a la segunda categoría del fútbol español. Si algo saben este tipo de equipos es que esa categoría es mucho más dura que La Liga. El Granada necesita una reestructuración desde la parte de la dirección deportiva hasta el campo, hay que la marcha de Diego Martínez ha desestabilizado por completo el proyecto granadino. Aitor Karanka no ha asegurado su continuidad, ni tampoco lo contrario, pero quizás haya que buscar un técnico mucho más experimentado de cara al objetivo del ascenso. Más de lo mismo tendrán que hacer Alavés y Levante, los otros dos descendidos de La Liga. Quien parece que deberá cambiar menos cosas sobre el césped es el conjunto levantinista, quien, por números, podría haberse salvado de forma holgada de no ser por su primera vuelta en la que tan solo hizo 8 puntos. El Alavés ha sido sin duda el peor equipo de la temporada y quien peores sensaciones deja de cara a un posible ascenso, pero podemos esperar cualquier cosa de le segunda división. Pronto volveremos a ver a estos equipos en lo más alto, pero sin duda, deberán enfrentarse a un gran desafío como es lograr el ascenso con la gran competencia que existe en la Liga Smartbank.  

Apuesta en Codere

Te puede interesar: